Artículos

Historia de las lijadoras

HISTORIA DE LAS MÁQUINAS DE LIJAR.

Desde los comienzos de la industria, los fabricantes desarrollaron una gran necesidad de fabricar productos cada vez mejores. La calidad es indispensable y la terminación esencial para crear productos de calidad. En lo referente al acabado de materias primas como la madera, acero o cuero, el lijado puede ser un paso muy importante dependiendo del tipo de producto final deseado.

Los primeros registros de la utilización del lijado aplicado como método de acabado como los conocemos actualmente, vienen de China. En el siglo XIII ya usaban arena, simientes o conchas molidas para lijar materias primas, colocándose en piel de oveja con goma natural. Más tarde, esto devendría en lo que hoy conocemos como papel de lija.

El lijado fue siempre un proceso de trabajo largo, tanto para zonas mayores, como para objetos pequeños que requieren más precisión. El lijado manual era un proceso exhaustivo y la cantidad creciente de trabajo creó la necesidad de idear una máquina de lijar. Las primeras lijadoras estaban totalmente operadas por energía humana. Se usaba un pedal para hacer girar un disco, lo que convertía el proceso de lijado en algo más sencillo.

Con la electricidad, las poleas de las lijadoras empezaron a ser movidas por motores eléctricos, haciendo el proceso todavía más sencillo. Fue en el período de posguerra cuando surgieron las grandes fábricas y con ellas tuvo lugar el desarrollo de las máquinas de lijar.

Es difícil precisar sobre qué compañía o compañías produjeron los primeros modelos de lijadoras y también cuándo se produjo exactamente el hecho, pero estas estaban establecidas como piezas de maquinaria esenciales en diversos ramos de la industria, especialmente en las de la madera y producción de muebles, del calzado e incluso en algunos procesos de abrasión de metales.

Tras este periodo, fueron diversas las compañías que desarrollaron el extremo opuesto: lijadoras portátiles que podían ser usadas en trabajos no profesionales a pequeña escala. Las lijadoras portátiles fueron muy importantes para el desarrollo de otros tipos específicos de negocios, como la fabricación y reforma de viviendas.

A día de hoy, gracias a los ordenadores, encontramos lijadoras a gran escala que operan con un alto nivel de precisión y sin la intervención de ningún operario. Las lijadoras controladas por ordenador son hoy capaces de obtener un resultado más uniforme, con precisión milimétrica. Los equipos de protección también se han desarrollado mucho desde la creación de las lijadoras, haciendo que esta actividad sea mucho más segura para los operarios.

pida oferta máquina lijadora de banda sin compromiso.

Machines and Accesories